Nunca me he considerado una «cuentista» como la propia palabra indica pero me encanta despertar la ilusión de los más pequeños a través de la fantasía de un cuento.